Otto von Bismarck es un personaje fundamental para comprender la Unificación alemana y la Historia Contemporánea de Europa. Este es uno de sus más famosos discursos.

Otto-Fuerst-Bismarck

Unificación alemana: Discurso de Bismarck (30 de septiembre de 1862)

“Camaradas:
En el informe que presentó el Comité Central del Partido al XX Congreso, se hablaba de la sobriedad de los prusianos. ¡Sí!, de la gran independencia del individuo que hace difícil gobernar en Prusia con la constitución o consolidar la Constitución.

En Francia las cosas son diferentes, allí la independencia individual es insuficiente. Una crisis constitucional no sería vergonzosa, pero en cambio sería honorable.

Además, estamos tal vez demasiado bien educados para apoyar una constitución. Somos demasiado críticos. La capacidad para evaluar las medidas del gobierno y los registros de la asamblea pública son demasiado comunes. En el país hay una gran cantidad de personajes Catilina (conspirativos) que tienen un gran interés en las insurrecciones. Esto puede sonar paradójico, pero todo ello demuestra lo difícil que es la vida constitucional en Prusia.

Por otra parte, uno es demasiado sensible sobre los errores del gobierno, como si fuera bastante decir que esto o ese ministro del gabinete cometió los errores, como si uno mismo no fuera adversamente afectado. La opinión pública cambia, la prensa no es lo mismo que la opinión pública. Uno sabe cómo es la prensa escrita.

Los miembros del Parlamento tienen un deber más alto, liderar la opinión, y situarse por encima de ella. Somos demasiado apasionados. Tenemos una preferencia para poner una armadura que es demasiado grande para nuestro pequeño cuerpo. Y ahora, en realidad, se supone que la utilizamos.

Alemania no está buscando el liberalismo de Prusia, sino su poder. Baviera, Württemberg, Baden pueden disfrutar del liberalismo, y sin embargo nadie les asignará el papel de Prusia.
Prusia tiene que unirse y concentrar su poder para el momento oportuno, que ya ha pasado por alto varias veces.

Las fronteras de Prusia fijadas por el Tratado de Viena de 1814-15 no favorecen un desarrollo sano del Estado; los grandes problemas de la época no se resolverán con discursos y decisiones tomadas por mayoría —éste fue el tremendo error de 1848 y 1849—, sino con sangre y hierro.”

1. ¿En qué contexto tiene sentido este discurso?

2. ¿A quien va dirigido? ¿Cuál es su mensaje?

3. Explica con tus palabras el significado del último párrafo y de la célebre expresión “con sangre y hierro”.

Anuncios