Miguel de Montaigne, ilustre humanista francés, sentó sin duda las bases de la pedagogía actual. Ya en el siglo XVI plasmó en sus famosos Ensayos una máxima que hoy en día sigue vigente: ” Se deben formar cabezas bien hechas antes que bien llenas”. Su teoría no pretendía erradicar los contenidos en el aprendizaje; lo que trataba de transmitir era la necesidad de acompañarlos con procedimientos que ayudasen a los alumnos a utilizarlos adecuadamente, a ponerlos en relación, a conectarlos con el mundo, a despertar su espíritu crítico…

Me gustaría contagiaros el amor por el conocimiento, despertaros la sensibilidad ante una obra de arte, suscitaros inquietudes y preguntas para las que, a veces, no encontraréis respuesta. Pero… sobre todo, querría haceros conscientes de que quien desconoce de dónde viene, difícilmente podrá saber quién es.

Las nuevas tecnologías nos ofrecen posibilidades didácticas hasta hace poco inimaginables. Aprovechémoslas, pero siempre con responsabilidad y mesura, como un instrumento más, que complementa a otros más tradicionales, pero también necesarios.

¡Disfrutad de la aventura del conocimiento!

Anuncios