charleston-dancingdictadores1

Los años 20 supusieron un cambio en el estilo de vida y en la mentalidad. Tras el sufrimiento provocado por la Gran Guerra, se abre un periodo marcado por un cierto hedonismo, por la búsqueda de la felicidad, de la diversión. Todo ello incidirá en la moda, la música, el ocio…

Las mujeres habían tenido un papel activo en la retaguardia. La marcha masiva de los hombres al frente había posibilitado que la mujer conquistara responsabilidades en el mundo laboral. Esto fortaleció y reavivó las reivindicaciones femeninas en pro del voto. El sufragismo se revitalizó y países como Inglaterra comenzaron a conceder el ansiado voto a la mujer (1918), aunque eso sí, a las mayores de treinta años.

Las faldas se acortaron, los tejidos se aligeraron y pegaron al cuerpo; incluso la influencia masculina se hizo patente en los cortes y diseños (Coco Chanel). También se  popularizó el célebre pelo a lo garçon, que adoptaron las mujeres más atrevidas.

Fueron unos años de gran desarrollo de los deportes, de fiestas, de bailes trepidantes como el charleston…Hollywood comenzó a crear sus iconos que exportó al  resto del mundo.

EEUU va a ser el referente. Es el país que ha prestado su dinero a una Europa arruinada y abatida; pero, también comenzará a hacer frente a graves problemas: la superproducción, el gansgterismo (Al Capone). El sueño se va resquebrajando poco a poco y culminará dramáticamente un 24 de octubre de 1929 (jueves negro). Con el crack comenzó una década marcada por el desaliento, el paro y la crisis. EEUU necesitaba recuperar el dinero prestado a los países europeos. Europa se vio arrastrada así hacia un abismo económico. Las clases medias perdieron su autoestima y su poder adquisitivo, las clases bajas no encontraban una salida a su dramática situación, los excombatientes no hallaban un lugar en la sociedad. Todo ello, generará un panorama desalentador que unido a las frustraciones de cada país (Humillación de Alemania en los Tratados de Versalles, decepción de Italia en sus aspiraciones coloniales, temor a una revolución comunista…) favorecerá el surgimiento de líderes carismáticos que sabrán canalizar tales sentimientos en partidos de índole fascista. Todo ello, explicará la Italia de Mussolini o la Alemania de Hitler.

En este enlace podrás complementar la información.

 

About these ads